FAQ

Índice
Top
Índice

Este artículo está siendo escrito para abordar específicamente las cuestiones que surgirán a medida que nos adentramos más en este período final del tiempo del fin, que nos está llevando rápidamente hacia la Tercera Guerra Mundial. (Vea también en la página FAQ, el tema intitulado “Regreso de Cristo – cronología”)

Como afirmado en el libro 2008 - El Testigo Final de Dios, no sabemos el día en que la Segunda Trompeta sonará, ni tampoco cuando las siguientes cuatro trompetas sonarán. Los efectos de la Segunda Trompeta causarán conmoción y horror. Y la manifestación de los efectos de las otras trompetas seguirán. Debido a esto, las personas serán atraídas por Dios en números cada vez mayores y estarán buscando el bautismo y buscarán hacer parte de la Iglesia de Dios.

Si usted está buscando respuestas y desea una contestación de la Iglesia a sus preguntas, o desea ser bautizado, le recomendamos que siga con exactitud las instrucciones dadas en el presente artículo. En la medida que la situación en el mundo empeore y un mayor número de personas comiencen a buscar a Dios, vamos a tener más dificultades en contestar a todos los que están pidiendo ayuda, debido a nuestro reducido número de ministros en todo el mundo. Por lo tanto, es aún más importante que usted siga estas instrucciones. Así tendrá una mayor probabilidad de obtener una respuesta a sus preguntas.

Las personas que quieran debatir creencias o expresar sus propias ideas no recibirán una respuesta. Este tipo de e-mail que recibimos, son simplemente tirados a la basura.

I    En primer lugar, usted debe estar dispuesto a buscar respuestas por sus propios esfuerzos. Para casi todas las preguntas que usted pueda tener sobre los asuntos aquí tratados, usted podrá encontrar una respuesta, buscando e investigando por su cuenta con los recursos que hemos puesto a su disposición. Si usted es sincero en su arrepentimiento y su deseo de cambiar su vida, usted encontrará en este sitio web todo lo que necesita para responder adecuadamente al llamado de Dios, y tendrá la oportunidad de sobrevivir a todas las catástrofes y seguir viviendo en la nueva era que está llegando a esta tierra. Si usted sigue estos pasos, usted tendrá todo lo que necesita en este momento para prepararse adecuadamente para la venida de Jesús Cristo.

II    La cosa más importante que usted debe hacer es arrepentirse de sus falsas creencias y prácticas, sus formas equivocadas de vivir y volverse hacia Dios en obediencia a Su camino de vida. El primer paso es guardar el día del Sabbat (día de reposo) en el séptimo día de la semana, el sábado. La observancia del Sabbat en el séptimo día de la semana es un mandamiento de Dios. Si usted no está dispuesto a guardar el día del Sabbat (sábado) como Dios ordena, entonces no tiene sentido que usted siga leyendo, porque Dios no va a trabajar con usted, ni le va a recibir, a menos que usted esté dispuesto a Le obedecer en esto (vea Isaías 57, 58 y 59). En esta página de PREGUNTAS FRECUENTES usted podrá encontrar un artículo con las instrucciones para la correcta observancia del sábado. Ese articulo ofrece orientación sobre cómo observar el día de reposo de Dios. Este día empieza en el sexto día de la semana (viernes) con la puesta del sol y termina con la puesta del sol del séptimo día de la semana (sábado).

III    Si usted todavía no ha leído los dos libros escritos por Ronald Weinland, es necesario que usted lo haga. Una vez que haya terminado, usted necesita volver atrás y leer nuevamente. Eso es necesario, por que no hay manera que una persona pueda comprender todo lo que ha leído de hacerlo solamente una vez, o incluso dos veces. Usted crecerá en una mayor comprensión espiritual, en la medida que comprenda el gran propósito que Dios tiene para la humanidad.

IV    Como está escrito en el artículo sobre La observancia del Sabbat (en esta página de FAQ), usted puede escuchar los sermones semanales en el sito web de la Iglesia. En la página de AUDIO usted encontrará muchos otros sermones (disponibles solamente en Inglés). Es importante utilizar sabiamente el tiempo que le queda y escuchar tantos sermones como le sea posible. Si usted está buscando a Dios seriamente y está siendo sincero, estará ansioso para escuchar no solamente el sermón de cada Sabbat, pero también los otros sermones que están disponibles en este sitio web.

V    Además de los dos libros y sermones publicados en el sitio web de la Iglesia, hay también otras publicaciones que podrán responder a muchas de sus preguntas. Y aunque usted probablemente desee obtener una rápida contestación, usted simplemente tendrá que ser paciente y estar dispuesto a “escavar” en busca de las riquezas de la verdad que Dios ha puesto a su disposición. En esta página de FAQ, en la sección de TEMAS, usted encontrará una lista con respuestas a muchas preguntas, y en la página PUBLICACIONES hay un enlace para un sitio web con literatura del Sr. Herbert W. Armstrong. Hay más información en este sito de la que usted podrá digerir en el tiempo que nos resta. ¡Concéntrese en lo que se le ha dado!

VI    Otra fuente de información que sería bueno revisar de vez en cuando es el sitio web www.ronaldweinland.com. (Clique español a la derecha de la página). Este sitio web (un blog) ha sido creado para ofrecer rápidamente información relevante y actual sobre eventos importantes que están teniendo lugar en este tiempo del fin.

VII    En este proceso de crecimiento espiritual, a través del cual usted aprende las verdades de Dios, es bueno recordar que usted debe hacerlo con la actitud de un estudiante (el significado de la palabra discípulo). Muchos tienen dificultades en hacer eso, porque tratan de aferrarse a viejas falsas enseñanzas del cristianismo tradicional o aferrarse a su "propio entendimiento" que piensan haber adquirido a través de su propia lectura y estudio. Pero estos son sólo obstáculos que le impiden recibir lo que Dios le está ofreciendo. Dios no está preocupado por aquello que cualquier persona "piense" que sea la verdad, sino que Le preocupa que los que Él está llamando, estén ansiosos para recibir con humildad lo que Él les está ofreciendo. Lo que Dios da es una cuestión de revelación espiritual y no una cuestión del intelecto, del conocimiento y de la comprensión humana.

Las personas que forman parte de la dispersión de la Iglesia de Dios Universal, que deseen volver a una sincera comunión con la Iglesia de Dios, deben primero reconocer que han estado espiritualmente dormidas. Todas estas personas tendrán que reconocer que la Iglesia entera ha sido echada de la boca de Dios y que por lo tanto están separadas de Él, hasta que Él las despierte y las traiga de vuelta a Su Iglesia.

Finalmente, todos deben llegar a comprender que sólo hay un bautismo verdadero, mediante el cual uno puede ser perdonado de todos los pecados. Hay solamente un verdadero bautismo, que trae a las personas a la única Iglesia verdadera de Dios, así como hay solamente un verdadero Dios Todopoderoso y Eterno. Los que quieran ser bautizados y deseen ser engendrados por el Espíritu de Dios, deben leer y seguir las instrucciones dadas en la sección BAUTISMO, en la página FAQ de este sitio web.

La Iglesia de Dios – Preparando para el Reino de Dios (COG-PKG) se centra en ayudar a los que son sinceros en su deseo de seguir y obedecer a Dios. Si una persona no sigue estos pasos, como hemos indicado, entonces esta persona será simplemente encaminada nuevamente a esta página de FAQ, o su mensaje de e-mail será ignorada y tirada a la basura. Estamos poniendo todos nuestros esfuerzos en dar ayuda a aquellos que están buscando sinceramente a Dios.

Cuando las personas empiezan a volverse a Dios y tienen el deseo de observar el Sabbat, nos preguntan la dirección de una congregación cercana, donde puedan asistir a los servicios del Sabbat. Este articulo tiene como objetivo ayudar a las personas a aprender cómo se puede crecer en la verdad y en su deseo de obedecer a Dios, observando el Sabbat en el séptimo día de la semana (sábado).

El propósito de Dios en nos dar un día de reposo, el Sabbat, es para que podamos nos reunir con otros hermanos (en una santa convocación) y aprender lo que Él quiere nos enseñar. Dios inspira a Sus ministros, a través del poder de Su Espíritu, para predicar las cosas que son oportunas y necesarias para nuestra edificación, formación, crecimiento espiritual, orientación y corrección.

Si usted ha leído el primer libro escrito por Ronald Weinland, El Profetizado Tiempo del Fin, entonces usted sabe que la verdadera Iglesia de Dios ha pasado por un período de gran tribulación espiritual, como fue profetizado para este tiempo del fin. Como resultado de ello, la Iglesia se encuentra dispersada y más de 500 grupos han surgido (variando su número de miembros desde menos de una docena hasta 12.000). Pero sólo uno de estos grupos ha continuado existiendo como la verdadera Iglesia de Dios. Como el apóstol Pablo escribe en Efesios 4, hay un solo Dios y Padre de todos, y un solo Señor, una sola fe (una verdad a la que debemos creer y vivir de acuerdo con ella) y un sólo cuerpo (un cuerpo espiritual conocido como la Iglesia - el Cuerpo de Cristo).

Dios siempre ha conducido, guiado y trabajado con Su Iglesia de un modo organizado. Por eso, no es suficiente que las personas simplemente se reúnan (en comunión) en una congregación que observa el Sabbat en el séptimo día, ya que personas de cientos de organizaciones diferentes se reúnen en el séptimo día. Los que practican el judaísmo observan el Sabbat en el séptimo día de la semana. Sin embargo, no pueden ser la Iglesia de Dios y Su pueblo, ya que no creen que Jesús sea el Cristo/Mesías. Una de las más grandes organizaciones que observa el séptimo día y que afirma creer que Jesús es el Cristo, es la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Pero como el segundo libro de Ronald Weinland, 2008 - Testigo Final de Dios, explica, ellos también creen en la falsa doctrina católica de la Trinidad, y muchos de ellos creen en la falsa observancia de Navidad y Pascua.

El caso es que sólo puede haber un cuerpo, a través del cual Dios obra y que tiene unidad de doctrina y de enseñanza. Si una organización y su ministerio no tiene a Dios viviendo en ellos, inspirando lo que se predica en el día de Sabbat, ¿cuál es entonces el propósito de se reunir en el séptimo día con una congregación donde Dios no está trabajando? Habiendo dicho todo esto, es conveniente que cada persona esté profundamente convencida de que Dios le está guiando y de donde Dios está trabajando.

Hoy la Iglesia de Dios está organizada bajo el nombre de Iglesia de Dios – Preparando para el Reino de Dios (COG-PKG). Somos el remanente del cual fue profetizado (lo que queda de la dispersión que ocurrió en la Iglesia a mediados en los años 90), que Dios está guiando en este tiempo del fin. Dios ha humillado a Su Iglesia, y ha reducido el número de las personas que hacen parte de ella. Cientos de años atrás, Dios profetizó el porcentaje de personas que están dispersadas que serian llamadas a hacer parte de este remanente del fin de los tiempos. Dios dijo que de los que fueron dispersados originalmente y vomitados de la boca de Dios (lo que ha pasado a la última era de la Iglesia de Dios – la Era de Laodicea, como mencionado en Apocalipsis 3:14), sólo un diezmo (10%) de una tercera parte seria llamado de vuelta a una comunión sincera con Él. Pero ahora Dios también está atrayendo a muchas nuevas personas (que antes no hacían parte de la Iglesia de Dios) a una comunión con Él y estas personas están siendo añadidas a Su Iglesia (además del número del remanente que está siendo llamado de vuelta). Y muchas más personas serán llamadas y añadidas a la Iglesia de Dios, hasta el retorno de Jesús Cristo.

Sea usted nuevo o de los que se encuentran dispersados, si usted desea tener una relación sincera con Dios, entonces usted debe se esforzar para aprender todo lo que pueda y para estar bien informado acerca de los tiempos en los que estamos viviendo. Usted también debe tratar de aprender lo que necesita para estar mejor preparado espiritualmente para todo lo que está pasando en la tierra en este tiempo de angustia, antes del retorno de Cristo.

La mejor manera de prepararse es leer una y otra vez los dos libros que ha escrito Ronald Weinland. De este modo usted reforzará su convicción y será edificado espiritualmente, porque podrá ver con mas claridad los detalles que puedan haber escapado a su atención en la lectura anterior. Además, todos deben descargar y leer los dos pequeños libros El Tiempo está se Acabando y El Tiempo se Acabó, que fueron escritos originalmente para ayudar a las personas que fueron dispersadas como consecuencia de la apostasía de la Iglesia de Dios Universal. Mientras el Sr. Herbert W. Armstrong estaba vivo (él murió en enero de 1986), él fue un apóstol fiel a la Iglesia de Dios, que en aquel entonces era conocida como la organización de la Iglesia de Dios Universal. Pero en 1994 esa organización abandonó completamente las verdades de Dios y se volvió hacia las falsas enseñanzas originadas en la Iglesia Católica.

Usted también debe escuchar los sermones (disponibles solamente en Inglés) que se publican en la página de AUDIO de este sito web (www.cog-pkg.org/audio). Estas son herramientas poderosas que Dios le ha dado para le inspirar y motivar a seguir en el camino correcto.

La manera adecuada de observar el Sabbat es reunirse con los hermanos en una santa convocación, delante de Dios, para escuchar lo que Él inspira a través de Su ministerio en los sermones que son predicados a cada séptimo día.

Pero no todos tienen la posibilidad de se reunir con los demás en una congregación local. Esto se debe a la dispersión y al hecho de que no son muchas las personas con quien Dios está trabajando hoy. Pero todos pueden escuchar lo que Dios nos da a cada Sabbat, si nos presentamos ante Dios, (si es necesario en nuestra propia casa), en espíritu y en verdad. Si usted está en unidad de espíritu sobre todas las cosas que usted ha estado leyendo (obediencia a la verdad de Dios), y si está de acuerdo (en unidad) con lo que usted ha estado escuchando en los sermones, entonces usted está listo para ser invitado a se reunir con la Iglesia de Dios. (Hay que tener en cuenta la distancia geográfica entre las congregaciones locales. En países de habla hispana no hay congregaciones de la Iglesia de Dios. Para la dirección de las congregaciones en los Estados Unidos, Holanda, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda, usted puede escribir un e-mail a la dirección mencionada en la página de CONTACTO.)

La unidad a la que nos referimos, significa estar obedeciendo a la observancia del Sabbat en el séptimo día de la semana como se explica en este FAQ y que usted obedece a la ley del diezmo. La obediencia al Sabbat y al diezmo es la prueba de una actitud sincera de aquellas personas que están buscando a Dios verdaderamente. El tema del diezmo se aborda en la FAQ sobre el BAUTISMO.

Si usted tiene otras creencias doctrinales y no está seguro de que lo que está aprendiendo es la verdad, entonces usted aún no está listo para se reunir con otras personas en la Iglesia de Dios. La Iglesia de Dios es una hermandad que funciona en unidad de espíritu, doctrina y creencia. Además, la comunión con la Iglesia de Dios no es para los curiosos, sino únicamente para aquellos que están seguros de que lo que están aprendiendo es la verdad de Dios, y por lo tanto, la asistencia a una congregación es por invitación.

Si usted tiene el deseo de estar en comunión con la Iglesia y está de acuerdo con lo que ha leído en este FAQ, es su responsabilidad enviarnos una solicitud completa, informándonos sobre su estado actual (si usted es nuevo o estaba dispersado) y las razones por las cuales usted desea visitar a la Iglesia. Esta información incluye su nombre, ciudad, estado/provincia y país en el que vive y es necesaria para que podamos contactar con usted. Le rogamos que nos informe si usted es alguien que acaba de aprender la verdad de Dios y ha ido cambiando su vida en consecuencia de eso o si es alguien que era parte de la dispersión de la Iglesia de Dios Universal.

Si usted es parte de la dispersión, tendrá que comprobar si está de acuerdo con la doctrina que es explicada en el capítulo 7 del libro 2008- Testigo Final de Dios. Usted también tendrá que reconocer que estuvo dormido espiritualmente y que estuvo separado de Dios hasta que Él le ha despertado y ahora le trajo de vuelta a Su Iglesia. Aquellas personas que no pueden probar estas cosas a si mismas, no podrán crecer espiritualmente (vea más adelante la sección: “Información adicional sobre la Iglesia que está dispersada”).

Después de haber recibido toda la información necesaria (usted puede enviar esta información por correo electrónico a thecofg@aol.com), nos pondremos en contacto con usted de la manera más oportuna posible y le informaremos si hay una congregación cerca de su domicilio, donde usted pueda asistir al servicio del Sabbat. Caso no sea así, usted tendrá que buscar a Dios por los medios que usted tiene disponibles, mismo que eso signifique hacerlo por su cuenta en este momento.

Este artículo ha sido reescrito para explicar este periodo especifico del tiempo del fin, el "Día del Señor", que termina en el día de Pentecostés del 2013. Como mencionado en el libro 2008 -Testigo Final de Dios, nosotros no sabemos el día en que la Segunda Trompeta sonará. Tampoco sabemos el momento en que las siguientes cinco trompetas sonarán. Pero sí sabemos que a medida que esta secuencia de eventos se desarrolla, cada vez más personas serán atraídas por Dios y desearán ser bautizadas en la Iglesia de Dios.

A medida que las condiciones de este mundo empeoren, una vez que estas trompetas empiecen a sonar, la oportunidad de nos reunirnos a cada Sabbat, como una congregación, será cada vez más limitada. Hacia el final, las personas tendrán que hacer lo mejor que puedan para observar los Sabbats de Dios de la manera que Él desea, apartando tiempo en este día para escuchar los sermones (a través de cualquier medio disponible), y caso eso no sea posible, leer la literatura proporcionada por la Iglesia.

Nosotros nos acercamos rápidamente al momento en que cada ciudad tendrá la oportunidad de tener congregaciones locales, cuando Jesús Cristo regrese como el Rey de reyes. Pero hasta este momento, es el deber de cada persona que se toma en serio una verdadera relación con Dios, buscar a Dios con los medios que Él ha puesto a nuestra disposición durante este poco tiempo que nos resta. La gran tribulación física pronto vendrá sobre nosotros, y entonces la mayoría de las personas no tendrá la libertad de buscar esa relación con Dios, escuchando los sermones a cada Sabbat. Por lo tanto, debemos utilizar sabiamente los momentos de libertad que aún nos quedan para buscar a Dios, porque estas oportunidades serán cada vez más escasas.

Información adicional sobre la Iglesia que está dispersada:
Como hemos mencionado antes, existen más de 500 organizaciones, formadas por grupos que han surgido a partir de la dispersión, que tuvo lugar durante y después de la apostasía en la Iglesia de Dios Universal. Cada una de estas organizaciones afirma estar haciendo la obra de Dios. ¡Pero eso es doctrinalmente imposible!

Nadie tiene el tiempo, los recursos o la capacidad intelectual para examinar cada una de estas organizaciones para tratar de discernir cual de ellas (¡si es que hay alguna!) está haciendo la obra de Dios en este momento. En primer lugar, esto no es una cuestión de inteligencia y capacidad humana. Se trata del Espíritu de Dios. Nadie puede saber lo que es de Dios a menos que Dios se lo revele. Todos dependemos de Dios y de Su misericordia para poder ver (espiritualmente). Sólo Dios puede nos dar la verdad y nos sostener en la verdad.

Si una persona peca (y no se arrepiente) o se queda dormida espiritualmente, como consecuencia de un espíritu tibio para con Dios, esta persona va a comenzar a perder la verdad, porque el Espíritu de Dios se ha retirado de su vida, separando esta persona de Dios. La Iglesia de Dios en la Era de Laodicea fue separada del Espíritu de Dios, cuando fue vomitada de Su boca. Las personas en las organizaciones dispersas se han quedado dormidas espiritualmente y sólo Dios puede despertarlas de este sueño espiritual. Algunos tienen dificultades para admitir que han estado dormidos espiritualmente. Pero a menos que lo admitan, no podrán crecer espiritualmente.

Si nosotros nos humillamos delante de Dios y reconocemos la verdad de lo que sucedió a la Iglesia, asumiendo nuestra responsabilidad personal como participantes en los pecados que nos llevaron a ser vomitados de la boca de Dios, entonces y sólo entonces, Dios podrá comenzar a nos fortalecer verdaderamente en toda Su verdad. Hoy en día, la mayoría de las personas que están dispersadas quiere mantener cierta creencia de que son todavía parte de la Era de Filadelfia o de que son “filadelfianos” que viven en la Era de Laodicea. Es difícil para estas personas se humillar, como Dios ordena hacer a todos los que viven en esta Era de Laodicea. Y es aun más difícil para ellas admitir que el espíritu tibio de Laodicea envolvió a todos en la Iglesia de Dios.

Pero debemos tener el correcto espíritu de Laodicea, como aquellas personas que han escuchado a Dios y siguieron las instrucciones que Jesús Cristo nos dio: sé pues celoso y arrepiéntete. ¡Todos debemos ser diligentes para con Dios y todos debemos nos arrepentir por ser tibios en el espíritu! Dios no puede trabajar con un espíritu tibio, porque este es un espíritu entorpecido y estancado. El Espíritu de Dios debe producir frutos en nuestras vidas y eso requiere que nos arrepintamos cuando Dios nos corrige y que seamos celosos en acercarnos a Dios.

Cuando una era de la Iglesia termina, otra comienza. Después de la muerte del Sr. Herbert W. Armstrong, la Era de Filadelfia ha terminado, dando inicio a la Era de Laodicea. La apostasía ocurrió en la Iglesia, y ésta se dispersó. Si usted es una de las personas que está dispersada, ¿va usted arrepentirse para poder ser parte del remanente? Dios ha declarado que este remanente será formado por la décima parte de un tercio de todas las personas que se encuentran dispersadas.

El tamaño de una organización no es prueba de la presencia de Dios. Sin embargo, parece ser que una organización grande da a la mayoría de las personas una falsa sensación de seguridad. Muchos creen que Dios debe estar trabajando a través de la organización más grande o de una de las organizaciones con el mayor número de miembros. ¡Pero esto no es cierto! Y tampoco es cierto que el hecho de que esas organizaciones sean lideradas por personalidades carismáticas o por personas que han sido bien conocidas en el pasado, sea prueba de que Dios esté trabajando a través de ellas.

El mayor grupo disperso es la Iglesia de Dios Unida. Ronald Weinland se unió a este grupo desde el principio y continuó en él durante casi dos años. Pero después que la apropiación indebida de $ 4,5 millones por los líderes de este grupo salió a la luz, bien como sus sucias prácticas políticas y la laxitud doctrinal, él optó por renunciar. Fue debido a su posición respeto a los principios verdaderos del gobierno de Dios que el propio Dios le confió el presente trabajo. Además de los casos antes mencionados, la Iglesia de Dios Unida es culpable por tolerar en su medio y en su ministerio a muchas personas que se aferran a la falsa doctrina de la observancia del Pésaj (Pascua) en el 14o y 15° día del mes de Abib. Este asunto es explicado con más detalles en el libro El Profetizado Tiempo del Fin. Estas cuestiones reflejan si el espíritu de Dios está obrando o no en aquellos que afirman ser fieles mayordomos de la Palabra de Dios.

La verdadera Iglesia de Dios no es identificada por estar haciendo una obra que se asemeja a la verdadera obra de Dios en el pasado (la Iglesia de Dios antes de la apostasía). Imitar la observancia del Sabbat en el séptimo día de la semana o la observancia de los Días Sagrados anuales de Dios, así como otras cosas que deben reflejar un verdadero cristiano, no significa que Dios esté involucrado en eso. Cada persona debe servir a Dios en espíritu y en verdad, porque de otra manera es imposible agradar (servir) a Dios.

La Iglesia del Dios Viviente, bajo la dirección del Sr. Roderick Meredith, también está dormida espiritualmente. El Sr. Roderick C. Meredith es culpable por no reconocer al Sr. Herbert W. Armstrong como el profetizado Elías que vendría para restaurar todas las cosas a la verdadera Iglesia de Dios. En una serie de sermones, donde se transmite las propias palabras de Roderick Meredith, Ronald Weinland ha puesto de manifiesto que los líderes de la Iglesia del Dios Viviente han negado el testimonio del Dios verdadero, sobre lo que Dios realizó a través de Su apóstol, el Sr. Herbert W. Armstrong. Al hacer esto, Roderick Meredith ha negado al propio Dios. (Usted puede escuchar estos sermones, disponibles solamente en inglés, en la pagina de AUDIO, en la sección archivo de sermones, año 2001, empezando con la serie de cuatro partes el 27 de octubre de 2001). En muchos otros asuntos la Iglesia del Dios Viviente se ha estancado espiritualmente y ha quedado atascada en el tiempo, en días que hace mucho han pasado.

La Iglesia de Dios de Filadelfia, bajo la dirección del Sr. Gerald Flurry, nunca ha sido la Iglesia de Dios. Dios nunca ha trabajado a través del Sr. Gerald Flurry durante o después de la apostasía de la Iglesia de Dios Universal. El Sr. Gerald Flurry se ha distanciado tanto de las verdades de Dios, que él, en el colmo de la arrogancia espiritual, a dado a si mismo el título de “el profeta”, como mencionado por Moisés en las Escrituras y que pertenece solamente a Jesús Cristo.

Sería tedioso seguir con la lista, pero organizaciones como la Iglesia de Dios Restaurada, la Iglesia Internacional de Dios, la Iglesia de Dios Asociación Mundial, la Iglesia del Gran Dios y la Iglesia de Dios de la Comunidad Internacional, han caído, una tras otra, en un profundo sueño espiritual. Dios no se complace con la falta de arrepentimiento de tantas personas de la Iglesia que se encuentra dispersada, especialmente en el ministerio. Es por esta razón que uno de los Siete Truenos, mencionados en el libro 2008- Testigo Final de Dios, trata específicamente de una gran corrección a los lideres de muchas de estas organizaciones que no han sido mayordomos fieles de las verdades de Dios.

Así que, si usted es uno de los que se dispersaron, usted sólo puede ser despertado de su sueño espiritual si Dios lo hace y sólo si Él le abrir los ojos. Solamente de esta manera usted podrá reconocer la voz de Jesús Cristo y podrá seguirle por donde quiera que Él guie Su Iglesia. ¡Este es un asunto totalmente espiritual y el Espíritu de Dios es lo único que puede revelar esta verdad! Usted debe buscar a Dios mediante el arrepentimiento y diligencia para con Dios, para que Él le conceda la habilidad de saber donde está Su Iglesia en la actualidad. Nadie puede entender (discernir) eso por su propia cuenta. Si usted desea observar el Sabbat como Dios ordena, entonces usted debe buscar a Dios y se presentar ante Él en espíritu y en verdad. Eso significa que usted debe aprender a escuchar a los ministros a través de los cuales Dios está trabajando. De lo contrario, la observancia del Sabbat no tendrá ningún valor y desde luego no será como Dios ordena.

Es importante repetir algo de lo afirmado en el principio del FAQ intitulada “Buscando una respuesta”. La instrucción dada aquí con respecto al bautismo ha sido reescrita para este período final del tiempo del fin, cuando nos aproximamos rápidamente a la Tercera Guerra Mundial.

Si usted vive en uno de los países de habla hispana, no habrá una oportunidad para que usted sea bautizado antes del retorno de Jesús Cristo. Eso se debe al hecho de que no hay siervos de Dios en estos países que puedan bautizarle. Sin embargo, si usted habla español y vive en una parte del mundo donde hay un siervo de Dios, entonces sí que podrá ser bautizado.

Como mencionado en el libro 2008 - Testigo Final de Dios, nosotros no sabemos el día en que la Segunda Trompeta sonará. Tampoco sabemos el momento en que las siguientes cinco trompetas sonarán. Pero sí sabemos que a medida que esta secuencia de eventos se desarrolla, cada vez más personas serán atraídas por Dios y desearán ser bautizadas en la Iglesia de Dios.

Todos los que quieran ser bautizados deben leer el artículo sobre el bautismo, escrito por el Sr. Herbert W. Armstrong, apóstol de Dios en la Iglesia durante la era de Filadelfia. Este artículo, intitulado Todo acerca del bautismo, se puede encontrar en la página de PUBLICACIONES. (www.cog-pkg.org/espanol/publicaciones).

En primer lugar, es importante entender que la verdadera Iglesia de Dios no es algo como un club, del que uno puede hacerse socio o adherir a él. La mayoría de las personas ya ha tenido experiencias pasadas en una u otra iglesia, lo que no ha significado nada más que unirse a una organización física que lleva el nombre de cualquier iglesia. Pero uno no pude hacerse socio de la verdadera Iglesia de Dios. La Iglesia de Dios - Preparando para el Reino de Dios (COG-PKG), es solamente la organización física que permite al Cuerpo de Cristo llevar a cabo la obra que Dios le ha ordenado.

La Iglesia de Dios es un cuerpo espiritual que está formado por aquellos que han sido bautizados y han tenido la imposición de manos, recibiendo así la impregnación del espíritu de Dios en sus propias vidas. Ese es el momento en que una persona es engendrada por el Espíritu de Dios. El Sr. Herbert Armstrong usaba una excelente analogía, que nos ayuda a entender este proceso. El explicó que una vez que somos engendrados por el Espíritu de Dios, somos como un embrión en la Familia de Dios, y que naceremos en esta familia, una vez que hayamos resucitado. Entonces seremos transformados de mortales a inmortales y finalmente naceremos de nuevo, para la vida espiritual.

La Iglesia de Dios es descrita como varios miembros que han sido bautizados (y engendrados por el Espíritu de Dios) y han pasado a formar parte del Cuerpo espiritual de Cristo: “Porque así como el cuerpo (el cuerpo humano físico) es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo (el Cuerpo espiritual de Cristo). Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo ...” (1 Corintios 12:12-13). El versículo 27 del mismo capítulo habla de aquellos que forman parte de la Iglesia y dice: “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular”.

Por lo tanto, uno no puede simplemente hacerse socio de la Iglesia de Dios. Hacer parte de la Iglesia de Dios es el resultado de la elección de un individuo y de su compromiso de convertirse a Dios en obediencia, pasando por un proceso de arrepentimiento y demostrando un gran deseo de ser perdonado de los pecados. Este creciente deseo de ser perdonado del pecado, con el fin de acercarse más a Dios, naturalmente dará lugar a un deseo de ser bautizado. Una vez que una persona se arrepiente del pecado y trata de obedecer a Dios, esta persona entenderá que está limitada en su capacidad para poder obedecer a Dios y comenzará a aprender que necesita ser engendrada por el Espíritu de Dios para que realmente pueda crecer en fuerza espiritual.

Después que una persona es bautizada y ha sido engendrada por el Espíritu de Dios mediante la imposición de manos, esta persona es introducida en el Cuerpo de Cristo, la Iglesia de Dios. Este es el proceso para convertirse en un miembro de la Iglesia de Dios, que es un Cuerpo espiritual de Cristo. La Iglesia de Dios no tiene socios. La Iglesia de Dios – Preparando para el Reino de Dios (COG-PKG) es solamente una organización física que permite al Cuerpo de Cristo realizar la obra que Dios le ha confiado.

Antes que una persona pueda ser bautizada, debe ser evidente para el ministerio de la Iglesia de Dios que esta persona está realmente produciendo fruto como prueba de su arrepentimiento. El bautismo no es un derecho de nadie. Eso no funciona como en las iglesias del mundo, que enseñan que una persona puede allegarse a Dios "tal y como es". Para se presentar delante de Dios, uno debe arrepentirse del pecado y tratar de ser obediente a Dios. No debemos seguir siendo los mismos que siempre hemos sido. Dios dice que aquellos que Le buscan, deben hacerlo en espíritu y en verdad.

Cambiar de vida significa que usted debe se esforzar para vivir de acuerdo con los caminos de Dios y en harmonía con Su voluntad. Veamos un ejemplo: se ha convertido en algo común hoy en día que las personas vivan juntos, en una relación de pareja, sin casarse. Estas cosas deben ser abordadas y resueltas antes de que una persona puede entrar a hacer parte de la Iglesia de Dios y tener comunión espiritual con las personas en la Iglesia de Dios, ¡y naturalmente antes que pueda ser bautizada! Alguien en tal situación debe casarse o separarse. Usted debe de arrepentirse de muchos de eses pecados de naturaleza física (lo que significa que uno deja el pecado y sale de la situación pecaminosa) antes de poder ser espiritualmente unido a la Iglesia de Dios.

El mundo del cristianismo tradicional enseña que todos son bienvenidos a asistir a sus iglesias. Se trata de una política de puertas abiertas para todas las personas, independientemente de las prácticas pecaminosas de los asistentes. Esto no es así en la verdadera Iglesia de Dios. Cuando una persona es "invitada" a tener comunión en la Iglesia de Dios, esta persona ya ha llegado a un punto de compromiso, de tratar de vivir en la justicia y en la obediencia a Dios. Entonces el siguiente paso es el bautismo.

Antes de que una persona pueda ser bautizada, el ministerio de la Iglesia de Dios va a buscar en su vida los frutos que reflejan que una persona es realmente sincera y verdadera en su compromiso. Hay dos áreas de arrepentimiento/cambio que demuestran la autenticidad y sinceridad del compromiso de los que quieren ser bautizados. Ambas áreas pueden tener un impacto directo sobre las finanzas; un asunto que a menudo pone en evidencia si Dios está verdaderamente en primer lugar en la vida de una persona.

Los Sabbats de Dios: la primera área de arrepentimiento/cambio que Dios requiere de nosotros tiene que ver con Sus días de reposo (el Sabbat semanal y los Días Sagrados anuales). Si una persona se enfrenta a una situación en la que tiene que dejar de trabajar los sábados, entonces esto va a requerir un cambio grande de su parte con el fin de ser obediente a Dios. Además, los Días Sagrados anuales de Dios caen en diferentes días de la semana, y para ello será necesario que una persona vaya a su empleador y solicite un día libre o le informe de que no puede trabajar en estos días. Dios debe ser lo primero en su vida.

A medida que avanzamos en el periodo de las Siete Trompetas del Séptimo Sello, será cada vez más difícil para que las personas puedan ser bautizadas. En tales circunstancias, Dios misericordiosamente seguirá trabajando con aquellos que Le buscan con sinceridad y millones de personas serán llamadas al arrepentimiento, volviéndose a Él. Dios entonces les introducirá en esa nueva era que vendrá cuando Jesús Cristo regrese. Aquellos que serán bendecidos en poder seguir viviendo en ese nuevo mundo, podrán entonces ser bautizados y podrán entrar a hacer parte de la Iglesia de Dios.

Pero por ahora, mientras todavía hay tiempo para que las personas puedan ser bautizadas, es importante que cada persona entienda como debe observar los días de reposo de Dios (Sabbat), tal como se esclarece en las FAQ, sobre la Observancia del Sabbat y Congregaciones.

Una vez que la Segunda Trompeta suene, y también las otras trompetas que siguen, cada vez será más difícil para que el pueblo de Dios pueda reunirse en lugares organizados para los servicios semanales del Sabbat. Viajar será difícil, si no imposible. Las cosas de las cuales normalmente disponemos, como la electricidad, el combustible para nuestros vehículos y el acceso a Internet, no siempre estarán disponibles.

Se acerca el tiempo en que no podremos nos reunir con los demás a cada sábado, como de costumbre. Pero es el deseo de Dios que un gran número de personas sea bautizado antes del regreso de Su hijo. Dios preparó a muchos para la primera venida de Su Hijo con el bautismo para el arrepentimiento a través de Juan el Bautista. Para la segunda venida de Cristo, Dios va a preparar a cientos de miles de personas, que van a ser llevadas al bautismo de Cristo, en el Cuerpo espiritual de Cristo.

Por lo tanto, cuando todo eso esté pasando y las personas no puedan reunirse para los servicios semanales del Sabbat (o sea, en los países donde nos reunimos regularmente), nosotros en el ministerio de Dios todavía seguiremos trabajando para organizar oportunidades y lugares donde las personas puedan ser bautizadas. Actualmente eso sólo es posible en algunos países, pero Dios ha organizado la Iglesia de tal modo que decenas de miles de personas podrán ser bautizadas en un solo día en todo el mundo. La venida del Hijo de Dios a esta tierra como el Mesías - el Cristo prometido - es el acontecimiento más increíble jamás visto en esta tierra. Y para celebrar este gran evento Dios llamará a un gran número de personas al bautismo.

El diezmo de Dios: la segunda área de arrepentimiento/cambio tiene que ver con la obediencia a Dios en lo tocante al diezmo: el 10% (10 por ciento) de nuestros ingresos. Se trata de un diezmo de su ingreso neto (después de pagar los impuestos). Los impuestos no están bajo nuestro control, sino que pertenecen a la administración a la que todos estamos sujetos. No tenemos ningún poder sobre esa porción de nuestros ingresos que se toma como impuestos, y Jesús nos dijo para dar al César lo que es del César. Somos responsables de lo que está bajo nuestro control y gestión.

Debemos pagar el diezmo de nuestros ingresos o beneficios económicos, obtenidos mediante nuestro trabajo, inversiones, etc. Uno no está obligado a pagar el diezmo si recibe ayuda del gobierno, o del dinero que ha recibido como regalo, de los beneficios de los seguros, herencias, o si uno es un estudiante a tiempo completo en un colegio, universidad o escuela profesional.

Los diezmos no son recolectados a nivel local, como en tantas iglesias de la cristiandad tradicional, sino que se envían a la sede de la Iglesia de Dios. La Iglesia de Dios va a determinar, según la dirección de Dios, la manera que los diezmos serán utilizados, de acuerdo con la necesidad de la obra de Dios y de acuerdo con Su voluntad. Muchos se preguntan a dónde enviar los diezmos de Dios. Todos los diezmos en los Estados Unidos son enviados a: Church of God - PKG, PO Box 14447, Cincinnati, OH 45250, USA.

Para aquellos fuera de los Estados Unidos, usted puede enviar un e-mail a la Iglesia y preguntar dónde debe enviar sus diezmos.

En estos momentos en los que las condiciones empeoran a nuestro alrededor, muchos no tienen trabajo y/o ingresos, y por lo tanto, no pueden dar el diezmo. Pero su compromiso con Dios debe ser que si usted tuviera condiciones, que sin duda obedecería a Dios y daría su diezmo.

Si usted ya se ha sometido a Dios y ha empezado a hacer los cambios en su vida que se describen en este FAQ, y es su deseo ser bautizado y ser engendrado por el espíritu de Dios, entonces usted debe expresar su clara voluntad a la Iglesia. Escribanos un e-mail o una carta con su solicitud, donde usted reconoce que ha leído este articulo sobre el “Bautismo”. Lea también los otros artículos recomendados en esta sección si desea ser bautizado. Nuestra dirección es mencionada en la página de CONTACTO de este sitio web.