Publicaciones

La información e instrucciones que siguen se ofrecen para ayudar a los miembros bautizados que no observarán el Pésaj en una congregación local, pero solos o con alguien más. Si usted es nuevo en la Iglesia de Dios, usted también debe escuchar los sermones que cubren el significado del Pésaj y de los Días de los Panes sin Levadura, que han sido dados en los últimos dos años.

El Pésaj es la conmemoración anual de la muerte de nuestro Salvador, a través de la cual él pagó completamente por todos nuestros pecados. Después que uno se arrepiente de sus pecados y es bautizado, de acuerdo con la enseñanza bíblica, esta persona debe fielmente observar el Pésaj a cada año, como una renovación anual de su aceptación de la nueva alianza. Los miembros de la Iglesia deben asistir al servicio del Pésaj en una de las congregaciones locales. Pero cuando esto no sea posible o práctico, el Pésaj debe ser observado en casa, de acuerdo con las siguientes instrucciones.



Antes del Pésaj

Prepárese para el servicio del Pésaj con aproximadamente una semana de antelación. No deje las cosas para el último día. Usted debe tener a mano una copia gravada del sermón del Pésaj. Usted puede descargar el sermón para su ordenador y guardarlo o puede copiarlo en un CD, o ambas cosas. Este sermón está disponible (solamente en Ingles) en la página AUDIO de este sitio web (www.cog-pkg.org/audio/holy_days.aspx), yendo a la sección “Passover” y haciendo clic en el enlace “Passover Service Passover night”. Un par de días antes del día del Pésaj, tendremos una sección especial en la parte superior de la página AUDIO de este sitio web, donde el sermón del “Passover Service” será publicado.

Antes del día del Pésaj, obtenga una pequeña botella de vino tinto (algo así como Merlot, Shiraz o Cabernet Sauvignon) y un vaso pequeño (como un vaso de licor) para cada persona que participará de la ceremonia. Obtenga también un poco de pan sin levadura, que usted mismo puede hornear o comprar. Los Matzoth judíos, o Matzos, o Krisp sin levadura, por ejemplo. Pero revise las etiquetas para asegurarse de que el producto no contiene levadura, bicarbonato, levadura en polvo, u otros agentes leudantes.

Tenga a mano un recipiente de plástico (lo suficientemente grande como para poner en él un pie a la vez) y agua tibia y una pequeña toalla para cada uno. Lleve ropa de Sabbat en la noche del Pésaj. Recuerde que esta es una noche solemne. Es un tiempo para estar juntos, pero las conversaciones deben ser en un tono de voz bajo. (No es una ocasión para conversaciones en voz alta y sonoras carcajadas). Traiga su Biblia.

Cerca de 30 minutos a una hora antes del inicio del servicio de Pésaj, abra la botella de vino y vierta una pequeña cantidad (aproximadamente 1 cucharada) en cada vaso (un vaso para cada persona que participe de la ceremonia). A continuación, ponga los vasos en una bandeja de servir y cúbralos con una servilleta de paño blanca. Coloque una pieza de pan sin levadura en un plato (parta el pan en trocitos pequeños más tarde, durante el servicio). Cubra el pan con una servilleta de paño blanca.

El servicio de este año es en la noche del domingo, 13 de abril, después del atardecer. Inicie el servicio después de la puesta del sol, y luego siga las instrucciones que se dan en el sermón pregrabado. Al llegar a la parte de la ceremonia del lavado de los pies, haga una pausa en la grabación cuando se le indique. Si usted está solo no debe participar en esta parte del servicio. Si usted está con otra persona del mismo sexo, ustedes se lavarán los pies uno al otro. La única excepción es el esposo y la esposa, que pueden lavarse los pies uno al otro si nadie más estuviera con ellos. Coloque una pequeña cantidad de agua en cada recipiente, y quítese todo el calzado. Las mujeres no deben usar medias (panty’s) para el servicio del Pésaj. Una persona se sienta mientras la otra se arrodilla y lava los pies de la que está sentada. Lave y seque un pie de cada vez. A continuación, cámbiense de lugar, cambie el agua del recipiente y haga lo mismo con la persona que le ha lavado los pies. Una vez que haya terminado, póngase los calcetines y los zapatos y deseche el agua. Siéntese y ponga nuevamente la grabación.

El sermón continúa y usted debe seguir escuchando la grabación hasta que sea instruido a detenerla de nuevo. Descubra el pan sin levadura (quitar la servilleta). Una oración será hablada en la grabación. Después de la oración, parta el pan en trozos pequeños y sírvalo a los demás. Cada persona toma un pequeño trozo de pan sin levadura y se lo come. Cuando todo termine, cubra el pan restante con la servilleta.

El sermón continúa y usted debe seguir escuchando la grabación hasta que sea instruido a detenerla. Descubra los vasos (quitar la servilleta). Una oración será hablada en la grabación. Después de la oración el vino debe ser servido. Cada persona toma un vaso de la bandeja y bebe el vino. Una vez finalizado eso, se recogen los vasos, que se vuelven a colocar en la bandeja y se cubren otra vez con la servilleta.

A continuación, usted debe escuchar la grabación hasta que el sermón haya terminado. Al final del sermón se canta un himno. Si usted conoce la melodía puede cantar junto con los otros, pero si no la conoce, simplemente escuche las palabras y piense en su significado. Terminado el servicio cada persona debe irse a casa.

Lo que queda del vino tinto y del pan sin levadura, debe ser simplemente desechado y no debe utilizado o consumido.



HIMNO PARA EL SERVICIO DEL PÉSAJ:
"In Thy Lovingkindness, Lord" (Salmos 51)

In Thy loving kindness Lord, be merciful to me;
In compassion great blot out, all iniquity.
Wash me thoroughly from sin, from all guilt Thou me;
For transgressions I confess; sins I ever see.

Gainst Thee only have I sinned, done evil in Thy sight,
That Thou speaking may be just, and in judging right.
My iniquities blot out, my sin hide from Thy view,
And in me a clean heart make, spirit right renew.

From Thy gracious presence, Lord, O cast me not away,
And Thy Holy Spirit take not from me I pray.
Joy which Thy salvations brings again to me restore;
With Thy Spirit free do Thou keep me ever more.

Sacrifice dost Thou not want, else would I give it Thee,
And with offering shalt Thou not delighted be.
For a broken spirit is to God a sacrifice,
And a broken, contrite heart, Thou wilt not despise.